Paso a paso…

Todo empezó a cambiar a medida que fui creciendo y entrado en la pubertad. Me costaba cada vez más adaptarme a una vida normal, como ir todos los días al instituto, ir a baile ( mi pasión ), ir al cine con mis amigos o simplemente un rato al parque después de estudiar. Había momentos en los que me costaba respirar y no podría ir al Instituto, aunque he de decir que me ponían todas las facilidades para poderme mover por allí, pero ya no sólo era en oxígeno, si no también las fiebres que me dejaban que no podía ni moverme. Sabía que tenia que volver al que por aquel momento era mi destino, el hospital La Paz, donde la Dr. Barrios me preparaba el ingreso y donde mis enfermeras me acogían con un cálido abrazo. Siempre intentaban sacarme una sonrisa diciéndome; ” ya nos echas de menos “, me volvía a juntar con mis compis de siempre, un niño llamado Alex, que desde que nació hasta día que dejé La Paz, esa era su casa. Ana, recuerdo que también pasaba largas temporadas en el hospital y me enseñaba hacer pulseras y así matábamos nuestro tiempo por la tarde. Un poco de distracción para que todo fuera más ameno, recuerdo La Paz como mi segunda casa, hasta que pasó a ser mi hogar. Por esas fechas tenía que pasar ciclos de mínimo 15 días, verano, Navidades…Papa Noel y los Reyes Magos iban allí personalmente a darme mis regalos y me tocaba las uvas en aquella habitación, donde las paredes se llenaban de dibujitos y adornos para minimizar de alguna manera mi estancia allí. En esos momentos me faltaban los míos al rededor…pero tenía mi otra familia, mi familia del hospital! 
Me gustaría agradecer a todas mis enfermeras del hospital La Paz que hicieron que mis días fueran lo mejor posible, me enseñaron a hacer punto de cruz y también me llenaron de valores y aprendizajes. 

(Montse, Candela, Isa, Rosa Mari, Loli, etc.. Enfermeras de infantil del Hospital La Paz)
Y también a mis Dra. Carrasco , Dra. Barrio y Dra. Antelo, que me han cuidado, animado y mimado.
Y esto era continuo, hasta que decidieron cambiarme de hospital para añadirme a una lista de espera e intentar acceder a unos pulmones y continuar con mi vida… Pero mientras tanto…

Continuará….

  
(Recuerdo de todas mis enfermeras, familia y amig@s)

Los ojos de Saray  

Anuncios

2 comentarios en “Paso a paso…

  1. Aún te acuerdas de aquellos ratitos haciendo pulseras…las dos pasamos nuestra infancia y adolescencia en el hospital, y ahora de nuevo a mis 31, estos tres últimos años de pesadilla de rechazo, nuevo trasplante multivisceral, comas, neumotorax, derrames, ataques epilépticos, sueros y parenteral 24 horas,drenajes a mansalva…a pesar de todo, no me arrepiento de la vida que me ha tocado vivir. He conocido a gente maravillosa, ¡anda que no echaba de menos cuando me iba de alta! Algún día, todo esto solo habrá sido un sueño un poco largo. Un besazo linda.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s